Comunicado Público - 23 de Noviembre de 2020

Hoy 23 de Noviembre de 2020, hemos ingresado una segunda denuncia a la Contraloría General de la República de Chile (CGR), ante las irregularidades en el funcionamiento interno del Gobierno Regional del Bío Bío, las cuales resultan un impedimento para el correcto ejercicio de nuestra funciones y atribuciones como integrantes de esta instancia Regional.

La primera denuncia fue presentada el 5 de octubre, luego que por 3ra vez se observara en vivo a un integrante del CORE conduciendo su vehículo mientras se desarrollaba una Sesión del Consejo Regional del Bío Bío. Ya en Abril del presente año mediante nuestro Oficio 14-JSO-2020, solicitamos a la presidencia del Consejo Regional del Bío Bío reglamentar las sesiones remotas, luego de presenciar por primera vez esta conducta, aún cuando esta práctica ya había recibido críticas de la ciudadanía frente situaciones similares de parlamentarios.

La irregularidad que denunciamos, es que la dieta mensual de las y los Consejeros Regionales está sujeta a su asistencia a las sesiones ordinarias como extraordinarias, al ver claramente que al conducir el Consejero se encuentra desarrollando alguna actividad paralela, la que desconocemos también puede ser remunerada, duplicando sus ingresos recibidos en un mismo horario. Ya en 2008 la CGR estableció en su dictamen  44.758 que “el pago de la dieta a consejeros regionales procederá únicamente en la medida que se cumpla con tres requisitos copulativos; 1) que se celebre la respectiva sesión; 2) que el consejero asista, y 3) que éste se encuentre presente durante todo su desarrollo, hasta su término. Por tanto, no procede que consejeros que concurrieron a sesión ordinaria del consejo regional, firmaron asistencia y posteriormente se retiraron, perciban la totalidad de la dieta del mes respectivo”    

La segunda presentación dice relación con el impedimento impuesto por la presidencia del Consejo Regional del Bío Bío, de congelar los llamados a sesiones extraordinarias solicitadas conjuntamente por al menos 5 integrantes del CORE, como así lo establece el Articulo 29 del Reglamento de Funcionamiento Interno de la misma Institución. Esta impositiva actitud, representa una grave vulneración a dicho Reglamento y a la Ley 20.073, toda vez que las otras 4 solicitudes conjuntas que hemos ingresado con anterioridad como miembros del Consejo Regional del Bío Bío y que si fueron acogidas al menos parcialmente, se fundamentan en nuestras atribuciones consideradas en el Artículo 36 de la Ley en sus letras g), h) e i), que nos faculta para fiscalizar al Intendente, requerir información de autoridades o jefaturas y recomendar acciones de interés regional.

En nuestra última solicitud de sesión extraordinaria presentada el pasado 5 de octubre del presente año, se solicitaba la participación del Sr Sergio Giacaman Garcia y Sr Luis Hummeres Aguilera, los ahora ex Intendente y ex Jefe de la 8va Zona de Carabineros, respectivamente. Quienes sin los cargos de responsabilidad política e institucional vigente, han logrado eludir el rol fiscalizador del Consejo Regional del Bío Bío, gracias a la colaboración y dilación de las citaciones, desde la presidencia del CORE.

Ambas situaciones, que desacreditan el funcionamiento del Gobierno Regional del Bío Bío, las cuales rechazamos y denunciamos, representan a su vez una motivación adicional para impulsar desde nuestra Consejería Regional Igualitaria el asumir el desafío de componer junto a otros y otras un nuevo “Parlamento Regional” que esté acorde con los requerimientos de la ciudadanía, tales como la urgencia de justicia, soberanía territorial, probidad y nuevos estándares medioambientales. 


 

Fecha comunicado: 
Lunes, Noviembre 23, 2020

Comunicado Público - 23 de Noviembre de 2020